El hombre que calculaba - Malba Tahan

martes, 5 de mayo de 2009

.
En vez de un comentario, muestro el resumen de uno de los capítulos de este libro que publiqué en un post del blog Soy Tito Carlos. A veces, al hablar de cultura, excluimos esta materia que en muchas ocasiones nos ayuda a ser justos.

...................................................

Hank-Tadé-Maiá, creyente bagdalí, y Beremiz, el gran calculador, viajan sobre sus camellos a través del desierto.

Un día encuentran a un hombre, que se hacía llamar Salem Nasir, sediento y maltrecho contando que fue robado por unos bandidos camino de Basora. Siendo creyente y mostrando buenos modales, creyeron su historia y decidieron compartir comida y bebida. Salem Nasir resultó ser, según sus palabras, un rico hombre de Bagdad que les prometió 8 monedas de oro por su pan al llegar a su palacio en Bagdag.

Hank-Tadé-Maiá, el bagdalí, tenía 3 panes.
Beremiz, el calculador, tenía 5 panes.

El hombre que calculaba decidió partir cada pan en tres partes iguales, haciendo un total de 24 trozos y repartiendo, por tanto, 8 trozos a cada uno, que se los cenaron amigablemente.

Los viajeros acompañaron a Salem Nasir a su palacio y una vez allí, aseados y refrescados, pidió le trajeran 8 monedas de oro, y le entregó 3 a Hank-Tadé-Maiá y 5 a Beremiz.

- Mi señor Salem Nasir, - dijo Beremiz – su reparto es simple, pero no correcto.

- He dado una moneda por cada pan ofrecido, - dijo Salem Nasir – Te corresponden 5 monedas por los 5 panes que ofreciste, y a tu compañero le corresponden 3 monedas por los 3 panes que ofreció. ¿No es correcto, mi salvador Beremiz?

- En realidad – contestó el hombre que calculaba – compartí 15 trozos de pan de los que comí 8 y los 7 trozos restantes te los ofrecí, mientras que mi querido amigo Hank-Tadé-Maiá, compartió 9 trozos de pan, de los que comió 8 trozos y compartió contigo tan solo 1. Lo correcto sería, por tanto, dar una moneda de oro por cada trozo de pan ofrecido; es decir, me corresponden 7 monedas de oro, y a mi amigo, tan solo una.

- Cierto, - contestó maravillado Salem Nasir – pido perdón por mi baja sabiduría en cálculo y corrijo el reparto.

- Un momento,- interrumpió de nuevo Beremiz – Este reparto es correcto, pero no es perfecto a la mirada de Dios.

Beremiz juntó las monedas de nuevo y entregó 4 a su amigo Hank-Tadé-Maiá y se guardó las otras 4 ante la admiración de los presentes.

Nota: Extraído de 'El hombre que calculaba', de Malba Tahan (pseudónimo del brasileño Julio Cesar de Mello e Souza profesor universitario y divulgador matemático)

………………………………………….

Examinando los repartos que se proponen en territorios, presupuestos, herencias y resto de mercadeos, según el reparto propuesto podemos catalogar a la persona o institución que lo propone, así como su nivel intelectual, racional y humano para la acción que realiza.
_
_

0 comentarios:

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la denim de blogger.